¿Sabías que los tratamientos con láser dental digital no duelen y se pueden
realizar intervenciones mínimamente invasivos? Con el título de experto en
Odontología Digital en Cirugía, Implantología y Periodoncia lo puedes dominar
o con nuestro completo Máster en Odontología Digital.
Este tecnología permite efectuar múltiples usos en el campo de la Odontología
como la eliminación de la turbina/contraángulo convencional para el tratamiento
de las caries, evitando los molestos ruidos, vibraciones, dolor, anestesia -en
muchos casos-, pinchazos y permitiendo restauraciones estéticas mucho más
duraderas.
Este láser produce un sonido casi imperceptible y ninguna vibración, contrario a
la molesta y temida turbina. Permite proteger los tejidos sanos eliminando solo
el tejido enfermo, por lo que mantiene el diente en la mejor condición posible.
 
Se eliminan prácticamente “los pinchazos en la boca”, ya que no requiere de
anestésicos inyectables. Solo menos del 2% de los pacientes podrían
necesitarlos.
 
El láser es el medio más eficaz para la desensibilización del “cuello” de los
dientes. Con el uso del láser el paciente puede volver a disfrutar de la
sensación de frío y caliente en segundos. Permitiendo una mejoría prolongada.
 
Permite trabajar distintas zonas de la boca en la misma sesión, con lo que se
evita al paciente tener que hacer varias visitas al dentista para resolver su
problema.
 
Por sus características, posee una gran utilidad para cirugías de tejidos
blandos, en tratamientos analgésicos, terapéuticos, antiinflamatorios,
regenerativos y cicatrizantes. Actualmente, se utiliza prácticamente en todos
los procesos odontológicos: blanqueamiento dental, prevención de caries,
hipersensibilidad dental, caries incipientes y profundas, abscesos, fracturas
coronarias de esmalte y dentina, tratamientos de conductos o canales, entre
otros.